EnglishSpanish

Lo que hay que tener en cuenta para alquilar un inmueble con garantías

Tener algún inmueble en propiedad al que se le pueda sacar una cierta rentabilidad, siempre es una ventaja, sin embargo, los propietarios siempre tienen ciertos temores a que el alquiler, en vez de ser algo que les proporcione cierta liquidez, se convierta en un quebradero de cabeza.

Para poder realizar un alquiler con garantías hay que tener en cuenta ciertos aspectos importantes que nos ayudarán a rentabilizar nuestra inversión.

En Habitat Get te contamos todo lo que hay que tener en cuenta para alquilar un inmueble con garantías.

Encontrar un buen inquilino

Aunque parezca una obviedad, encontrar un buen inquilino es fundamental para poder tener un alquiler tranquilo y asegurarnos de que vamos a estar recibiendo la renta durante todo el tiempo que dure el alquiler. Para ello, tendremos que asegurarnos solicitando cierta información, con la que podamos corroborar que el inquilino va a poder afrontar los pagos de la renta durante el tiempo establecido. Normalmente, se suele pedir el contrato laboral, las últimas nóminas e incluso es recomendable informarse si ha estado en alquiler con otros propietarios y pedirles referencias.

Preparar el inmueble para el alquiler

Del mismo modo en que resulta recomendable preparar un inmueble para una venta, si queremos encontrar un inquilino en un espacio corto de tiempo también tendremos que mejorar la apariencia de nuestro inmueble para que resulte atractivo y se pueda alquilar lo antes posible.

Poner el precio adecuado

Junto con el hecho de que el inmueble esté en perfectas condiciones y dé una buena imagen, el precio es otro factor fundamental para encontrar inquilinos en un espacio corto de tiempo. En este punto, tenemos que valorar tanto las características del inmueble como la ubicación y el estado en el que se encuentre la vivienda, además de comparar precios, tanto en la zona como con respecto a inmuebles parecidos, para tener una idea de cuál puede ser el precio más adecuado.

Firmar un contrato de alquiler

Un alquiler con garantías pasa por redactar y firmar un contrato de alquiler o contrato de arrendamiento. Lo más importante es redactarlo junto a un profesional que nos pueda ayudar a que queden claros tanto los derechos como los deberes de ambas partes y se establezcan todas las condiciones estipuladas entre las que se deben incluir, principalmente: información personal tanto del inquilino como del propietario, la duración del contrato, la renta y la forma y fecha en que se va a realizar, quién se va a encargar de los gastos, todas las estipulaciones que se estimen oportunas y la fecha y la firma.

El contrato de alquiler servirá para que en el caso de que surja algún conflicto o problema se pueda acudir a este documento para solventarlo lo antes posible.

Pedir garantías adicionales

Dentro del contrato de alquiler que firmemos y para mayor seguridad, se pueden establecer unas garantías adicionales. En primer lugar,  se puede establecer una fianza que corresponde normalmente a una o dos mensualidades, para poder afrontar cualquier desperfecto causado al inmueble o impago por parte del inquilino. En segundo lugar, se pueden establecer otro tipo de garantías, como pueden ser un aval personal o bancario, que se hagan cargo de afrontar las deudas o los impagos del inquilino.

Contratar un seguro de impago de alquiler

Como garantía adicional, el propietario puede optar por contratar un seguro de impago de alquiler. Las compañías aseguradoras cuentan con este tipo de póliza específica para viviendas en alquiler, con las que nos garantizamos el pago de la renta en el momento en que el inquilino deje de pagar la mensualidad. Asimismo, estaremos cubiertos ante cualquier desperfecto que pueda causar en el inmueble y como este tipo de seguros pertenece a los seguros de hogar, también nos beneficiaremos de otras coberturas adicionales, como por ejemplo: responsabilidad civil, asesoramiento legal y jurídico, etc. Además, las compañías aseguradoras realizan su propio estudio de solvencia antes de conceder la póliza, por lo que también tendremos una garantía más con respecto a la solvencia del inquilino.

Alquilar con una agencia inmobiliaria

Si alquilamos a través de una agencia inmobiliaria, tendremos asesoramiento desde el primer momento: empezando por la búsqueda del inquilino, nos ayudarán a mejorar el aspecto de nuestro inmueble y nos realizarán una valoración para poner el precio adecuado, nos ayudarán a redactar el contrato de alquiler y si así lo solicitamos, podremos contar con sus servicios durante todo el tiempo que dure el alquiler, consiguiendo un alquiler sin preocupaciones y con todas las garantías.